Teletipo

Latido Blanquiverder: Girona, cualquiera y cielo

 

Nos ha costado pero ya estamos aquí.

El último partido de la temporada regular nos avisó de que vamos a tener que luchar más de lo esperado, ya que la falta de nuestro hombre gol nos hace más vulnerables. La fiesta que se vivió en las gradas del Arcángel no debe ser más que un simulacro de lo que pueda festejarse en tan sólo cuatro partidos.

Primer choque fraticida en pocas horas contra un equipo que ha ido de menos a más y que por sus números cosechados en las últimas jornadas, asusta. La nota primordial del encuentro es que jugamos en casa, y eso debe ser determinante para que acudamos a tierras catalanas a certificar el pase a la gran final del playoffs y optar por el tercer hueco que tiene reservado la Primera División.

No debemos dejarnos llevar por la euforia de los antecedentes contra éste equipo, ya que se supone que lo que viene ahora no tiene nada que ver con lo vívido y puede ser una nota negativa el ver este enfrentamiento, como algo cómodo basado en las victorias anteriores contra el equipo de Pablo Machín.

El jueves 9 de junio, a las 20h comienza la recompensa a un esfuerzo mantenido durante todo el año, que tendrá como premio final lo que ya sabemos. No podemos desaprovechar la oportunidad que hemos logrado y debemos de tener presente, que si hemos logrado esta situación es porque lo hemos merecido. Todos juntos intentaremos que miles de sueños repartidos por las gradas blanquiverdes, dejen de ser sueños.

Mucha gente detrás del Córdoba, infinitas las ilusiones repartidas por todo el cordobesismo, horas y horas ganadas o perdidas; según se entienda, dedicadas de diferentes maneras a nuestro equipo, pero sólo una razón que sustenta a todo lo anterior; el ser cordobesista, que no se entiende si no eres capaz de reunir cualquier requisito que deduzca que tu corazón es blanquiverde.

Los sueños están más cerca.

 

C. Aranda Segador

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*