Teletipo

Latido Blanquiverde: Segundos

 

La primera vuelta de la vuelta a la categoría de plata ha sido formidable.

Jugadores del Córdoba CF celebrando un gol | Foto: Edu Luque

Latido Blanquiverde: Segundos | Foto: Edu Luque

Han sido 21 jornadas donde las sensaciones vividas han sido indescriptibles. Todo comenzaba con un descenso de la Primera División estrepitoso y con unas sensaciones nauseosas de lo que tuvimos que soportar el año anterior. Después de todo aquello, guardamos interminables colas para poder volver a los asientos que pocos meses atrás nos habían acomodado, para visionar una tortura continua. Pasaban los días y los mensajes de las redes sociales nos hacían presagiar un ambiente en el campo que semana tras semana se ha coronado, siendo el estadio que más fieles acoge cada jornada.

Empezamos con algunos resultados algo titubeantes y con una imagen que no era la más apropiada, pero poco a poco el Córdoba CF se puso a escalar posiciones y comenzó a hacerse un hueco entre los primeros equipos de la clasificación. Parecían alucinaciones o espejismos, pero el trabajo, el tiempo y todo el equipo nos enseñaba que no era una historia fugaz, y que lo que estaba ocurriendo iba para largo.

Entre todas esas semanas hemos comprobado que en la portería hay un guardameta y un muñeco que no quieren que la tela de araña tejida tras los palos sea zarandeada; los zagueros, unidos, forman una línea y se cuidan unos a otros como hermanos para poder alardear de que nuestro reino sea inexpugnable, el medio del campo es capaz de acercarse a su defensa cuando se le requiere, como también formar parte de un ataque que no es sólo de los delanteros, sino que juntos, son los que están materializando en forma de goles, todo el trabajo de los anteriormente citados; con un extra añadido, que es el tener a uno de los mejores atacantes de la categoría.

Ah, uno que no se viste de corto y siempre lleva corbata creo que también tiene algo que ver.

Éste maravilloso deporte no nos podía dejar con ese sabor de boca tan amargo y nos tenía preparada está fuente de alegrías. Nadie podía imaginar que éste año, la cuesta de enero se iba a convertir en la rampa que nos impulsa a comenzar una segunda vuelta que tanto ansiamos y que nos sitúa como uno de los favoritos a degustar esos puestos de privilegio que ya estamos paladeado.

Los sueños se están cumpliendo, los objetivos se acercan y volver es nuestro verbo. Un verbo que significa entre otras cosas dar vuelta o vueltas a algo. Todos juntos la estamos dando.

C. Aranda Segador

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*