Teletipo

Historia del fútbol cordobés: crisis del 26

Si hay un año que marcó definitivamente el fútbol cordobés y el del resto de España es sin duda el de 1926.

Junto con la década posterior a la guerra civil española son los dos períodos más difíciles para el conjunto de equipos cordobeses. ¿Pero qué ocurrió en ese año para que hablemos de crisis en el foot-ball como deporte?

En la actualidad se debate a diario sobre la mercantilización del fútbol y el llamado “fútbol moderno” donde prima el interés económico sobre el deportivo. Pues bien, este debate no es ni mucho menos nuevo y ya existía a comienzos del segundo cuarto del siglo XX.

Son tres los factores que intervienen en la radical transformación del incipiente deporte al espectáculo de masas en el que se convertiría. Por un lado estaban los jugadores que comienzan a cobrar como profesionales y abandonan sus menesteres para dedicarse en exclusiva a la práctica del foot-ball, no hay fichajes, no hay cláusulas, gana quien más dinero paga al jugador y prima la honorabilidad de la persona para no dejar tirado a su actual equipo. Por otro lado están los clubes y los estadios que ven en las taquillas y en la fluencia de público en negocio inesperado que sobrepasa al del incipiente cine y que podría suponer un verdadero rival a la todopoderosa tauromaquia. Y por último están las federaciones regionales que se van posicionando como baluartes de poder dentro de la Real Federación Española de Foot-ball y que hará que esta se redefina totalmente y acabe naciendo en junio de 1926 el actual campeonato nacional de liga.

Artículo sobre la profesionalización del fútbol

Artículo sobre la profesionalización del fútbol

En nuestra provincia toda esta corriente reformista haría que muchos clubes hasta ahora amateurs desaparecieran o lo hicieran en los años posteriores ya que no podían sufragar los costes de jugadores profesionales. Un claro ejemplo es la Sociedad Deportiva Electromecánica que acabaría siendo absorbida por diversos clubes ya que sus jugadores, trabajadores de la fábrica llegaban “lastimados y magullados” después de cada partido y eso suponía una bajada de rendimiento en sus puestos de trabajo.

El encendido debate en la calle hacía que la gente se posicionara en dos bandos: los que defendían el foot-ball como un deporte en el que la gloria era alcanzar la victoria en el campeonato regional y los que buscaban rentabilizar la inversión que habían hecho en sus equipos y que eran capaces de mover a la afición prometiendo espectáculo en los campos de juego. Un artículo de la época muy titulado como “Poderoso caballero es Don Dinero” comenta las dificultades de los equipos de barrio para poder igualar a los principales clubes de la ciudad, situación que haría que al final se acabara creando la liga de clubes no federados de la provincia.

La nueva dirfectiva del Córdoba Sporting Club

La nueva directiva del Córdoba Sporting Club

Pero el hecho que más ha trascendido a este época revuelta es sin duda el cambio de directiva en el decano del fútbol cordobés, el Córdoba Sporting Club, en ese momento ya con la denominación de Real. Su directiva dimite en bloque buscando potenciar el aspecto económico del equipo y acabar con las deudas que lo apremian y ello da origen a la creación del Racing de Córdoba Foot-ball Club y hace que a comienzos de 1926 las rayas blancas y verdes aparezcan significativamente en la ciudad del Guadalquivir.

El Sporting contaba en esa fecha con 150 socios de los que pagaban, y el acuerdo con la empresa que gestionaba el América Stadium que le además de propinarle beneficios monetarios mensuales le facilitaba 125 entradas gratuitas. Se invirtió en buenos jugadores, “profesionales del balón sin oficio conocidos que dilapidaban su sueldo en fiestas y a los que costaba de alimentar para estar ociosos” y en la temporada 1923-24 se soñó con conseguir el campeonato. Pero a la gallina de los huevos de oro le salieron muchos padrinos, o directivos, que si bien habían conseguido que el club no debiera ni una sola peseta tampoco habían dejado nada en la caja por lo que la viabilidad del club y las futuras inversiones eran imposibles.

Así llegamos a la fatídica fecha en la que se crea la nueva liga nacional de foot-ball y los clubes han de enfrentarse a la cruda realidad, la reconversión o la desaparición. Ese fatídico momento hizo que el fútbol cordobés no levantara cabeza hasta el ascenso a Primera División del actual Córdoba Club de Fútbol en la década de los sesenta y convirtió el deporte balompédico cordobés en algo testimonial frente a los grandes equipos del resto del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*