Teletipo

El patio de los naranjos. La violencia en el deporte

Hay un término que tristemente vemos asociado habitualmente al término “DEPORTE, éste es el término “VIOLENCIA”, unos términos que entre sí no pueden ser más opuestos y contradictorios, pero que lamentablemente van cogidos de la mano y nunca terminan de soltarse.

Tristemente no hay ningún fin de semana en el que no se produzca algún tipo de episodio violento en muchas de las instalaciones deportivas de nuestra geografía.

Sólo hay que acudir a cualquier partido de cualquier disciplina para ver episodios que no deberían ocurrir nunca y mucho menos en categorías base, entre niños.

El patio de los naranjos.La violencia en el deporte

El patio de los naranjos. La violencia en el deporte

Insultos a árbitros, a entrenadores, a jugadores, insultos entre aficionados, entre entrenadores, entre padres, peleas entre equipos, agresiones a árbitros, a jugadores, amenazas entre todos y hacia todos… por no hablar de las innumerables faltas de respeto que suceden tanto dentro como fuera de los terrenos de juego; estas son algunas de las muchas situaciones de mal gusto que se viven cada día en el mundo del deporte.

Vemos casos en los que a alto nivel, todo esto llega a casos extremos y desemboca en personas que hasta pierden la vida por ello. El deporte es muy grande y tiene una gran extensión, por lo que como en todo, hay personas de cualquier tipo, incluidos los delincuentes, agresores, maltratadores e incluso asesinos, personas que se esconden tras asociaciones, tras grandes grupos organizados, para desarrollar su agresividad, su ira y su delincuencia cada fin de semana. Estas situaciones más graves dan miedo, pero quizás las veamos más lejos o exageradas y quizás por ello no hagamos nada, pero todo esto lamentablemente está más cerca de lo que creemos y la única manera que hay de erradicarlo es desde abajo, desde la base.

Y bien… ¿Cómo hacerlo? ¿Dónde está el problema de todo esto?

¿En la élite? ¿En las máximas categorías de cada disciplina?
¿Sólo en los aficionados? ¿Sólo en los ultras?

Está claro que NO. Esos “aficionados”, esos ultras…y yo añado: esos “familiares”, esos “entrenadores”, esos “deportistas”… un día fueron niños y “aprendieron a ser así”.

Este tipo de personas existen y los tenemos ya desde las categorías de base, donde juegan niños, ahí ya tenemos a personas que por ir a un recinto deportivo se ven en su derecho de agredir física y verbalmente a quien haga falta, y lo que es peor, van predispuestos a hacerlo.

Erradicar el problema está claro que no es sencillo, cada día nacen niños y niñas en entornos familiares en los que se tiene esta denigrante manera de ser y actuar, por lo que están creciendo con eso, y ahí ya vamos perdiendo, ya que no hay mayores promotores y formadores de ultras, agresores, delincuentes y permítanme la expresión, “sinvergüenzas” que las propias familias, y esto, al deporte, ya se le va de las manos.

El patio de los naranjos.La violencia en el deporte

El patio de los naranjos.La violencia en el deporte

Pero ahora lanzo una pregunta al vuelo, al menos para los que nos movemos por el mundo del deporte.
¿Todo vale? ¿Nos resignamos y aceptamos que la sociedad está así?
¿O intentamos algo dentro de nuestro mundo?

-Federaciones, ¿Tienen los entrenadores la titulación necesaria para ejercer la labor que hacen? ¿O seguimos pasando la mano? ¿Si la tienen, que tal si buscamos algo nuevo en los cursos de entrenadores? ¿Qué tal si evaluamos exhaustivamente a cada persona que quiera obtener un título de entrenador? Y no me refiero a contenidos deportivos.

¿A qué “animales” estamos poniendo en algunos casos a cargo de nuestro deporte?
¿Por qué no sancionamos con gravedad cada episodio violento que ocurra, por mínimo que sea? ¿Esperamos a que se cobren vidas de personas como está pasando?

-Clubes, ¿Seguimos permitiendo que entrenadores no cualificados ni deportivamente ni psicológicamente dirijan a equipos? Y ni hablar de los que dirigen a niños, ¿Olvidamos su labor de educadores?

¿Seguimos permitiendo que jugadores, entrenadores o socios, se salten las reglas del respeto y el juego limpio del deporte?

-Padres, ¿Vais a mantener a vuestros hijos en clubes o equipos donde permiten que sucedan episodios como estos? No los tengáis en lugares en los que no reinen los valores del deporte, buscad un sitio adecuado, no dejéis a vuestros hijos en manos de cualquiera, vamos a cambiar de una vez el ver como normal el insulto y las agresiones físicas o verbales en el deporte.

-Aficionados, ¿Seguimos permitiendo y soportando que ocurran estas situaciones en cada evento? ¿En cada partido? ¿Qué tal si actuamos en cada momento en el que presenciemos cualquier situación de este tipo?

Creo que esto es tarea de todos, de cada estamento que compone el mundo del deporte, todos tenemos que movernos y trabajar para ir erradicando todo esto de una vez, no nos quedemos callados  ni de brazos cruzados cuando veamos cualquier episodio violento, hacia quien sea o de la manera que sea, actuemos, empecemos por mejorar nuestro entorno, si cada uno aporta su granito de arena, acabaremos notando un avance general.

No dejemos que se siga ensuciando el mundo del deporte.

Deporte con pasión, pero tolerancia cero a la violencia.

Mario Ortiz Rodríguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*