Teletipo

El partido por la paz

El partido por la paz. Una tregua en plena I Guerra Mundial en la que el fútbol fue protagonista.

Hace 100 años, en una fría mañana de Navidad, en plena batalla de trincheras en la Primera Guerra Mundial, se disputó un improvisado partidillo entre los soldados británicos y alemanes en Bélgica, que había sido invadida por los germanos. Fue en las proximidades de la población valona de Comines-Warneton. Fue una jornada de tregua inesperada, ‘decretada’ por los propios contendientes, tras días de cruenta batalla con miles de muertos.

Era el día de Navidad, el 25 de diciembre de 1914. Las tropas aliadas, principalmente británicas, estaban bloqueadas como las alemanas en los campos helados de la frontera entre Francia y Bélgica, en cientos de trincheras excavadas en la dura tierra, ateridos de frío, con agua hasta el tobillo. Tras una interminable jornada de Nochebuena, con incesante fuego de artillería por ambos bandos, a las seis de la mañana se hizo el silencio. A las once, un enlace de transmisiones inglés apareció en el puesto de mando con cara de sorpresa. Informó a los oficiales británicos de que todas las trincheras se habían quedado vacías y que soldados ingleses y alemanes estaban en tierra de nadie, confraternizando, celebrando la Navidad… por libre.

Soldados de países enemigos, celebrando juntos la navidad

Soldados de países enemigos celebrando juntos la navidad

El 1 de enero de 1915, el diario The Times ampliaba la información y publicaba el relato de un oficial de la Royal Air Force que lo había presenciado todo. El primer paso lo dieron los alemanes: “You English, why you don’t come out?” (Eh, inglés, ¿por qué no sales?). Poco a poco, soldados de uno y otro bando abandonaron sus trincheras, dejaron sus armas y se desearon feliz Navidad, estrechándose las manos, aun a sabiendas que en pocas horas se iban a volver a matar. Los alemanes iluminaron sus trincheras para darles un aspecto navideño y canciones de Navidad se mezclaron en inglés y alemán. Cuentan nuestros mayores que también durante la Guerra Civil española se produjeron escenas semejantes.

Asombrados por lo que estaban presenciando, los oficiales de uno y otro bando se unieron a sus hombres. Saludaron a sus enemigos y se intercambiaron algún regalo (tabaco, alcohol y algo de comida). Todos comieron juntos. El oficial británico, un Mayor perteneciente al Lecistershire Regiment, narra en el mismo diario inglés que el menú estuvo compuesto por pudding, paté y ron, mezclado con agua caliente, para combatir el terrible frío que hacía.

Portada del periódico inglés Daily Mirror

Portada del periódico inglés Daily Mirror

Otro oficial, este del cuerpo médico, cuenta en el mismo ejemplar de ‘The Times’ cómo las tropas cantaron y bailaron juntas. Y tras dar cuenta de una botella de vino, un soldado británico propuso una idea: un partido de fútbol entre británicos y alemanes. La victoria fue para los ingleses por 3-2. La escena queda estupendamente plasmada en el vídeo de ‘Pipes of Peace’, con un doble McCartney de protagonista, que hace las veces de soldado alemán e inglés.

Soldados de ambos bandos disputan el “Partido por la Paz”

Soldados de ambos bandos disputan el “Partido por la Paz”

La ‘fiesta’ acabó con intercambio de cigarrillos, brindis, con los dos bandos cantando ‘Noche de paz’ y un acuerdo firme de tregua entre los soldados alemanes y e ingleses de no abrir fuego antes de medianoche. San Esteban ya fue diferente, volvieron a hablar las armas.

Ahora, 100 años después, la UEFA va a donar a la ciudad de Comines-Warneton un monumento que será inaugurado el 11 de diciembre por Michel Platini, su presidente. Con este acto, el Memorial Christmas Truce 1914 (Tregua de Navidad), se recordará el ‘Partido por la paz’, que es como se pasó a denominar desde entonces. La UEFA y la Unión Europea han querido recordar aquel inolvidable partido por la paz, aquella tregua en medio de una guerra que dejó nueve millones de muertos y muchos más desplazados, que significó el cambio socio-político de Europa, el final de los Grandes Imperios.

Antonio Pérez Ortiz
@AntonioPer95

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*