Teletipo

El león cordobés: otro golpe más

Sin lugar a dudas, la sensación que ahora mismo se cierne sobre casi todo aficionado del Córdoba CF que se precie, es impotencia.

Impotencia de ver cómo ese sueño que se alcanzó el pasado 22 de junio en Gran Canaria está transitando y dando paso a la típica pesadilla de turno con la cual despiertas en mitad de la noche y que te hace dar gracias por ver que la realidad es que estás en tu cama, calentito, y con un par de horas en el horizonte hasta que suene el despertador, que es un limítrofe entre el descanso y la rutina. En el caso del Córdoba, esa rutina tiene nombre: Segunda División.

El león Cordobés: Otro Golpe más

El león Cordobés: otro Golpe más

Siempre me mostré optimista con el club de mis raíces, y mantengo real la ilusión, pero es cierto que el fallo de Nabil Ghilas que regaló a Ikechukwu Uche el segundo tanto del Submarino Amarillo el pasado domingo en el Nuevo Arcángel me sirvió de tila anímica, me costó reaccionar, siquiera para protestar, para mostrar mi descontento, la verdad me perdí en un mar de pensamientos e ideales algo depresivos y desesperantes que mantuvieron prácticamente en estado de mutis el resto del encuentro. Si yo por mi forma de ser, que lo afronto todo con positivismo, me fui del partido antes del 90′, nunca he sido partidario de ellos, pero ayer pude entender a los bastantes cordobesistas que cansados de la misma historia de siempre ‘cogieron sus bártulos’ nada más el club blanquiverde encajó el segundo gol citado con anterioridad.

A día de hoy somos la vergüenza futbolera del fútbol europeo, no lo digo yo, lo narra la estadística, esa que relata que somos el único club de la élite de Europa (Primera División de todas las ligas europeas) y de las tres categorías reinas en España (Liga BBVA, Liga Adelante y todos los grupos de Segunda División B) que aún no ha ganado un partido.

Aunque el cordobesista de pro nunca se sentirá avergonzado por sus colores, yo el primero que nunca abandonará a su club, mi yo empático me hace entender a los que nos ven ya en Segunda, a los que hacen chistes nobles con nosotros, e incluso a quien se ríe con maldad de nosotros.

Ahora el miércoles toca Copa del Rey frente al Granada CF en Los Cármenes, y no sé por qué corre en mis venas un presentimiento de que vamos a ver un Córdoba CF distinto, con hambre, con los menos habituales haciéndole muecas a Djukic pidiendo un huequecillo en el once titular de Liga, pero más allá de la competición copera, el sábado queda una gran piedra en el camino, ¿y quién sabe si conseguiremos golpearla? ¿Quién sabe si el sábado por primera vez en 42 años nos libraremos de recibir otro golpe más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*