Teletipo

El Himno de los Iracundos: La gota de tinta en… El Córdoba is different

Cuando gana fuera, pierde en casa. Cuando gana en casa, pierde fuera. El caso es mantener la dichosa irregularidad que tanto ha castigado al Córdoba esta temporada. Menos mal que el equipo ha respondido bien últimamente, sacando adelante choques decisivos como el del Almería, lo que no impedirá que suframos hasta el último momento.

El himno de los Iracundos: La gota de tinta en... El Córdoba is different | Foto: Miguel Angel García

El himno de los Iracundos: La gota de tinta en… El Córdoba is different | Foto: Miguel Angel García

Las cuentas de la permanencia son claras: restan siete jornadas para el final, es decir, 21 puntos en juego, de los cuales al Córdoba le hacen falta 9 para llegar a los 50 que siempre se ponen de referente para evitar el descenso (que este año podrían ser 48). Los blanquiverdes disponen de tres opciones para conseguir la cifra deseada: tres victorias, dos victorias y tres empates o una victoria y seis empates. Esta última parece la menos probable, puesto que implicaría no perder ningún partido de aquí a que acabe el campeonato, cuestión de una complejidad extrema a tenor de lo visto esta temporada en Segunda. El cuadro cordobesista ya ha ganado tres de sus últimos siete encuentros, con lo que lograr ese número de victorias en la misma secuencia no parece descabellado. Tampoco lo parece ganar uno menos, lo que le obligaría a perder sólo dos para llegar a los manidos 50 puntos, pero con la manifiesta irregularidad que como he comentado al principio padecen los blanquiverdes no sería deseable jugársela.

Viendo lo que queda, hay tres fechas del calendario cordobesista marcadas en rojo de cara a conseguir el objetivo. Una de ellas es la de esta semana. El Mirandés, colista a 9 puntos de la salvación (es decir, del Córdoba), visita El Arcángel con la intención de arañar sus últimas opciones de permanencia. Toda una final que, de ganarla, daría al Córdoba media salvación, a la par que mandaría a los castellanoleoneses virtualmente a Segunda B. La siguiente fecha clave coincide con el siguiente envite en casa, en este caso ante el Reus. Los catalanes, tras un inicio de temporada fulgurante, han ido bajando el listón a medida que iba avanzando el campeonato hasta meterse de lleno en la lucha por evitar la quema, quedando actualmente a sólo tres puntos de la misma. En caso de ganar estos dos partidos, pase lo que pase entre medias en Getafe, el Córdoba estaría virtualmente salvado a falta de cuatro jornadas muy complicadas. De no ser así, los problemas se multiplicarían para los blanquiverdes, ya que en los dos partidos siguientes, en el Carranza ante el Cádiz y en el coliseo ribereño ante el Oviedo, se verán las caras con dos equipos en plena lucha por el ascenso. La penúltima jornada es la última fecha clave, y quizás la más difícil, de las tres anteriormente señaladas. El Córdoba visitará Vallecas para librar un duelo que será a cara de perro si los califales y el Rayo no remontan el vuelo hasta entonces. Y si para la última jornada aún no estamos salvados (que Dios nos pille confesados), habrá que batirse el cobre con un Girona que se jugará el ascenso directo o, si ya lo ha conseguido, la prima de algún equipo interesado.

En fin, que nos queda por delante lo más bonito, lo más trágico, lo más agónico y lo más emocionante del fútbol, un final de temporada en el que puede pasar de todo, pero en nuestro caso será mejor que no pase nada. Y mientras tanto el presi dejando entrever que vende el club. Claro, de tanto decirle que se vaya al final se va a ir, y mira que más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer…

Apostilla: que la gente salga a la calle a protestar contra la directiva de su equipo y no lo haga cuando le recortan las pensiones, la educación o la sanidad es algo que sólo puede pasar aquí. Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*