Teletipo

El Himno de los Iracundos: La gota de tinta en… Crisis

Siete jornadas consecutivas sin ganar hacen que el Córdoba esté atravesando su peor racha en Segunda desde la temporada de la salvación en Anoeta, una situación preocupante que tiene varios motivos y, desde luego, más de un culpable.

El himno de los Iracundos: La gota de tinta en... Crisis| Foto: Miguel Angel García

El himno de los Iracundos: La gota de tinta en… Crisis| Foto: Miguel Angel García

En primer lugar, cabe destacar la falta de solidez defensiva. La lesión de larga duración de Deivid, el mejor defensa de la plantilla, está mermando notablemente al equipo, ya que el fondo de armario en esa parcela es mejorable (supuestamente, mejorará esta semana). El menguante rendimiento de Bijimine, el bajo nivel de Samu o los errores puntuales de Caro y Rodas están penalizando en forma de goles a un Córdoba que, pese a las buenas actuaciones de Kieszek, ofrece ocasiones claras a todos sus rivales.

Otro de los aspectos a mejorar es el de las opciones de ataque. Prueba de ello es que Oltra ya ha probado todas las posibilidades para acompañar a Luso en el mediocentro (incluso retrasando a un mediapunta nato como Alfaro ante el Mallorca). Pero el problema no es quién ocupa esa zona de creación, sino que esa zona de creación no existe como tal. El Córdoba ataca exclusivamente por las bandas, lo que propicia que hombres como Caballero o el mencionado Alfaro no entren en juego, además de que con un delantero no muy alto como Rodri no parece buena idea reducir las opciones de crear peligro a los centros al área.

Y si no hay ocasiones, no hay goles, lo que convierte al delantero soriano en víctima y culpable al mismo tiempo. Cuando un goleador tiene la pólvora mojada, su equipo se resiente, pero también pasa lo contrario: si un equipo entra en una dinámica negativa, raro es que su goleador vea puerta. Lástima de lesión de Piovaccari…

En definitiva, que el bueno de José Luis tiene tarea por delante si quiere comerse los turrones en la ciudad califal. Veremos si el refuerzo anunciado por el presidente reactiva a unos jugadores que parecen haber entrado en esa peligrosa espiral de partidos desmoralizantes que se suceden uno tras otro. De momento, a tres del descenso y a tres del ascenso directo. Bendita Segunda…

PD: Si el presi cumple su amenaza de irse, sólo espero que el que venga no se parezca a Grupos Prasas, Sandokanes ni nada por el estilo, no vaya a ser que tengamos que entonar aquello de ”¡González, vuelve ya…!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*