Teletipo

El fútbol español durante la Guerra Civil

Esta semana hablaremos de cómo la Guerra Civil afectó al fútbol español.

El 19 de Abril de 1936, se disputaba la última jornada de liga de la temporada 35/36, que proclamaría como campeón al Athletic de Bilbao y en la que descenderían Osasuna y el Atlético de Madrid (por aquel, entonces conocido como Athletic Club de Madrid). Llegaba el verano, los clubes españoles se disponían a preparar la siguiente temporada, una temporada que nunca comenzaría.  El 17 de Julio de 1936 estalló la Guerra Civil española, una guerra que paralizó la Liga, pero no el fútbol.

Durante el período de tiempo en el que transcurrió la guerra se crearían diferentes campeonatos, uno de ellos sería la Liga Mediterránea, en la que participaban equipos de Cataluña y la Comunidad Valenciana. Estaba formada por dos federaciones: la Federación Levantina (Athletic Club de Castellón, Gimnástico F.C., Levante F.C. y Valencia F.C.) y la Federación Catalana (F.C. Barcelona, C.D. Español, Gerona F.C. y Granollers S.C.). La primera edición se la llevaría el Barcelona, sería la única, ya que en 1938 el bando sublevado aisló Cataluña del resto de la zona republicana.

Edición de “El mundo deportivo”, en la que se reconoce al F.C.Barcelona como campeón de la Liga Mediterránea

Edición de “El mundo deportivo”, en la que se reconoce al F.C.Barcelona como campeón de la Liga Mediterránea

Mientras tanto en el País Vasco, el gobierno de Euskadi organizó su propia selección para jugar diferentes partidos amistosos por Europa y la Unión Soviética. Este equipo estaba formado por jugadores como Blasco, Egusquiza, Ahedo, Areso, Barcos, Luís Regueiro, Roberto, Muguerza, Cilaurren, Zubieta, Emilín, Gorostiza, Irarragorri, Lángara y Larrinaga y entrenado por Manuel López. Vivieron noticias como el bombardeo de Gernika, pero siguieron con su misión.

Estando en la URSS recibieron la peor noticia de todas: Bilbao había caído. Los futbolistas no podían regresar a sus casas, por lo que siguieron disputando partidos por Europa hasta que decidieron hacer una gira por América. Allí jugaron en México, Cuba y Argentina, pero la escasez de fondos les obligó a parar. No obstante, convencieron a la Federación Mexicana para participar en su liga bajo el nombre de Club Deportivo Euskadi, donde ganaron el campeonato de la temporada 1938/39, tras lo cual se disolvieron. Con la guerra acabada, algunos jugadores decidieron volver a España, mientras que otros se quedaron en el país azteca.

Selección de Euskadi

Selección de Euskadi

Mientras que la España republicana sólo pudo jugar en el exterior en forma de las giras de la selección de Euskadi o del Barça, la España del bando sublevado quiso disputar algún encuentro pese a que nadie quería comprometerse por lo delicado del asunto. Sólo la Portugal del dictador aliado Oliveira Salazar aceptó jugar dos partidos ante una selección española que vistió de azul para la ocasión. La Roja menos roja de la historia, se presentó ante el combinado luso con lo que buenamente pudo, saldando los dos encuentros (el primero en Lisboa y el segundo en Vigo) con dos lógicas derrotas.

Por otra parte se instauró la Copa del Generalísimo. En la que el Sevilla se impuso al Racing de Ferrol en la final de torneo. Real Madrid y Barcelona rechazaron participar.

El 1 de Abril de 1939 terminó la guerra. De cara a la temporada 1939/40, la Federación decidió respetar los resultados de la última campaña anterior al conflicto, pero varios equipos como es el caso del Real Oviedo se encontraban sin estadio, puesto que fueron destruidos durante la guerra. En este caso se le concedió una moratoria de un año y se dejó una plaza vacante en primera división, la cual fue aprovechada por el Athletic de Madrid (que se fusionó con el Atlético de Aviación tras sus problemas económicos y deportivos de la posguerra) al vencer en partido único al Osasuna, el otro que acabó en puestos de descenso.

Estadio de Chamartín tras la Guerra Civil

Estadio de Chamartín tras la Guerra Civil

Pero el Buenavista, estadio del Oviedo, no fue el único con estos problemas. La madera del estadio de Chamartín fue utilizada como combustible, el Metropolitano de Madrid estaba destruido y las tropas italianas acabaron con gran parte del Benito Villamarín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*