Teletipo

Arte y Cultura: Librería Luque

Como artículo inaugural de este nuevo espacio que abarcará diversas maestrías (pintura, literatura, música, moda, eventos de interés…), hoy me gustaría iniciarlo con un tema que  sinceramente y como escritora, me toca el corazón: los libros.

Tal vez, muchos se hayan modernizado y prefieran llevar en una tablet o en el propio móvil cientos de ellos, pero yo, particularmente, me quedo con la vida que nos da (o, más bien dicho, que nos regala) el libro de papel, el de toda la vida… Ese que nos ha acompañado durante tantísimo tiempo (per saecula saeculorum)  y ese que espero que jamás nos deje.

Y no es que hoy pretenda hablar sobre libros en sí o de su historia (tema que me resulta bastante interesante de tratar), sino sobre una librería que a los cordobeses particularmente nos concierne. Desde tiempos remotos (con casi cien años de historia), una librería de Córdoba nos acoge en su seno, entre sus estanterías llenas de páginas con millares de aventuras y hechos históricos. Hablo, sin duda alguna, de la librería LUQUE.

Fue abierta, si no me equivoco, en 1.919 por D. Rogelio Luque, que como bien he leído fue un librepensador, naturista, editor, impresor y esperantista nacido en Priego de Córdoba en 1897. Asesinado, por desgracia, en 1.936, a principios de la Guerra Civil.

Gracias a este buen hombre que amaba tanto la literatura y a los que hoy regentan este próspero hogar de libros (María Dolores López, Rafael Osuna, Juan Cabello y el nieto de Rogelio, Javier Luque) podemos decir que la librería Luque ha pasado por múltiples generaciones, alimentando la fantasía, los corazones más inquietos y las mentes más ávidas de saber que hay en Córdoba o han pasado por ella.

Os animo, pues, a pasearos por la librería Luque y, pese a haber cambiado su lugar varias veces, saborear la historia que llevan a la espalda y el amor que estas personas, ¡esta familia de Córdoba!, muestra a la literatura y la cultura. Sobre todo, ofreciendo y apoyando siempre los actos culturales con todo su corazón.

María del Pino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*